• Elige tus productos
  • Págalos en la web
  • Envío gratis a partir de 25€ de compra
  • Atención al cliente +34 961 414 235
Swipe to the left

Si tienes la piel grasa, agradecerás estas mascarillas

Si tienes la piel grasa, agradecerás estas mascarillas
21 de marzo de 2018 1 comentario

La piel grasa puede ser un quebradero de cabeza para aquellas personas que la tienen: brillos descontrolados, granitos o puntos negros se adueñan del rostro aportando un aspecto muchas veces no deseado. ¿Quieres saber cómo librarte de la piel grasa? Las mascarillas para piel grasa se convertirán en tus aliadas. ¡Apunta!

¿Por qué utilizar mascarillas para piel grasa?

Sin duda, las mascarillas para piel grasa uno de esos productos must have en todo neceser ya que le regalan a la piel un chute de activos muy beneficiosos que la llenan de energía. Gracias a su formulación, consiguen actuar desde la epidermis a las capas más profundas obteniendo efecto inmediato, o a largo plazo, dependiendo de su formulación.

Los beneficios de las mascarillas para piel grasa son numerosos y muy importantes, por ejemplo, a la larga aportan a la piel un aspecto saludable y luminoso, potencian la función barrera de la piel y la protegen de agentes externos, y, además, la dejan limpia, purificada e hidratada.

Con respecto a cómo cuidar una piel grasa, sabrás que es una de las pieles más complicadas. No desesperes. Sigue cada uno de los consejos que te damos y estarás yendo por el buen camino:

Punto número 1.Tu rutina de limpieza debe ser estricta.

Tus poros están dilatados y sucios, los niveles de grasa de tu piel están desequilibrados y, por ello, sueles tener brillos. Estos problemas se pueden solucionar utilizando un limpiador específico para tu piel como Sensyses Sebum, día y noche, que limpia la piel en profundidad, además de equilibrarla y repararla. Si, además, sufres de acné debes decantarte por un limpiador en espuma como Salises crema espumosa sin jabón, con activos seborreguladores y purificantes.

Punto número 2. Utiliza cremas con agentes seborreguladores.

Tu piel necesita equilibrio, por ello debes escoger cremas con activos como el ácido salicílico, ácido glicólico o ácido mandélico, que controlen la producción de sebo de tu piel evitando así los brillos y exceso de impurezas.

Punto número 3. Haz de las mascarillas tus mejores amigos.

Vale decir que aunque tengas la piel grasa, puedes usar cualquier mascarilla ya que normalmente están formuladas con texturas fluidas y poco grasas. No obstante, también puedes decantarte por mascarillas para piel grasa, como la mascarilla astringente de Salises, que te aporte únicamente agua y que tenga activos seborreguladores como el ácido glicólico. Aplicadas una o dos veces a la semana, según lo grasa que tengas la piel, serán el mejor aliado para tu piel.

mascarillas para piel grasa


Tipos de mascarillas para piel grasa

Hay tres palabras que una piel grasa no debe olvidar: astringente, purificante e hidratante. Estos son los tres pilares que rigen la salud de este tipo de piel tan complicado y que velarán por mantener tu piel libre de brillos e impurezas, pero manteniéndola siempre hidratada (sí, las pieles grasas también necesitan hidratación).

Como comentábamos, en Sesderma contamos con mascarillas para piel grasa de tipo astringente que libera brillos, purifica y regula la producción de sebo. Esta es la mascarilla astringente de Salises. Estas mascarillas para piel grasa están formuladas con ácido glicólico, zinc y mentol.

  1. El ácido glicólico es un renovador de la piel. Gracias a su efecto exfoliante, realiza una ligera exfoliación de la epidermis facilitando la eliminación de células muertas y potenciando así que la piel se libre de las impurezas con mayor celeridad.
  2. Su otro activo, el zinc es muy beneficioso también en el tratamiento del acné: reduce la inflamación, permite el transporte efectivo de vitamina A (clave en la producción de grasa del rostro), es regenerador, por lo que las heridas provocadas por los granitos y espinillas aparecerán con menos frecuencia.

Muchas veces se tiende a pensar que, debido a la textura más oleosa de las pieles grasas, estas no necesitan hidratación, pero no es así. Para comprenderlo vamos a poner un ejemplo sencillo: la piel está compuesta por agua y aceite, y debe haber un equilibrio entre ambas. Si escogemos productos nutritivos obtendremos agua, sí, pero también aceite, lo que nos dará un exceso de nutrición, y, por consiguiente, brillos. Sin embargo, si aplicamos productos formulados únicamente por agua (por ejemplo, ácido hialurónico) la piel se verá hidratada, equilibrada y con un aspecto mucho más saludable.

En este sentido la máscara hidratante de Sesmedical hidrata la piel en profundidad unificando la textura y devolviéndole su elasticidad. Es apta para pieles irritadas o dañadas, consiguiendo un efecto alisador y atenuante de las arrugas.


Mascarillas para piel grasa de Sesderma:

En Sesderma tenemos dos grandes tipos de mascarillas para piel grasa: las máscaras de Sesmedical (de matriz de propileno) y las mascarillas en crema. La textura de la mascarilla no afecta a su acción sobre la piel, depende de lo que sea más sencillo para ti.

Máscaras de matriz de propileno:

  1. Revitalizante: Revitaliza y unifica el tono de la piel proporcionándole luminosidad e hidratación instantánea. Protege la piel del daño causado por la exposición solar y otros factores ambientales
  2. Reafirmante: Estira, reafirma y tensa la piel observándose tras su aplicación un efecto lifting inmediato
  3. Antiedad: Disminuye la profundidad y el número de arrugas. Rejuvenece la piel devolviéndole la vitalidad y luminosidad perdida.
  4. Hidratante: Hidratación en profundidad gracias a su composición con ácido hialurónico.
  5. Reafirmante Daeses: Si lo que buscas es potenciar la firmeza de tu piel la mascarilla de Daeses, con su acción reafirmante, te ayudará a conseguir tu objetivo. Está formulada con DMAE liposomado (un nutriente natural que tensa los músculos responsables de darle firmeza a la piel), extracto de camomila y ácido láctico.
  6. Regeneradora Rosoil: Perfecta para después de un tratamiento químico o cirugía agresiva. La mascarilla regeneradora de Rosoil, gracias a su formulación con rosa de mosqueta, aceite de onagra y aceite de semillas de Meadowfoam, es perfecta para cualquier tipo de piel.
  7. CVIT Revitalizante: Mascarilla específica para pieles apagadas, cansadas o sin brillo. Su principal activo, la vitamina C, aporta un potente efecto antioxidante a la piel.
  8. Salises Seborreguladora: Específica para pieles grasas o con tendencia acneica. Regula la secreción de sebo de la piel y controla los brotes de acné.

Mascarillas para piel grasa en textura cremosa:

  1. Reafirmante Daeses: Si lo que buscas es potenciar la firmeza de tu piel la mascarilla de Daeses, con su acción reafirmante, te ayudará a conseguir tu objetivo. Está formulada con DMAE liposomado (un nutriente natural que tensa los músculos responsables de darle firmeza a la piel), extracto de camomila y ácido láctico.
  2. Regeneradora Rosoil: Perfecta para después de un tratamiento químico o cirugía agresiva. La mascarilla regeneradora de Rosoil, gracias a su formulación con rosa de mosqueta, aceite de onagra y aceite de semillas de Meadowfoam, es perfecta para cualquier tipo de piel.
  3. CVIT Revitalizante: Mascarilla específica para pieles apagadas, cansadas o sin brillo. Su principal activo, la vitamina C, aporta un potente efecto antioxidante a la piel.
  4. Salises Seborreguladora: Específica para pieles grasas o con tendencia acneica. Regula la secreción de sebo de la piel y controla los brotes de acné.




Cómo aplicarte correctamente mascarillas para piel grasa.

Aplicarse correctamente mascarillas para piel grasa no tiene mucho misterio, solo hay tres pasos sencillos que se deben cumplir: limpieza, tiempo de actuación y aclarado.

  1. Antes de esparcir la máscara o mascarilla sobre tu piel esta debe estar completamente limpia, sin restos de maquillaje ni otros productos. Para ello, lo mejor es pasar un algodón con desmaquillante o loción limpiadora sobre tu rostro y limpiarlo en profundidad.
  2. Con la piel limpia, es la hora de esparcir las mascarillas para piel grasa de forma uniforme por todo el rostro. La cantidad de producto debe ser justa para cubrir toda la cara sin que queden huecos vacíos, pero tampoco es necesario que la capa sea muy gruesa, bastará una capa fina que abarque toda la superficie.
  3. Por último, el tiempo de actuación justo para que la mascarilla haga efecto es de 20 minutos aproximadamente. En este periodo los activos han podido penetrar en la piel y han empezado a actuar. Una vez pasado ese tiempo, limpia tu rostro cuidadosamente sin dejar ningún resto y procede a aplicar tu serum y crema habitual.
  4. TRUCO. Si antes de aplicar la mascarilla exfolias tu piel, el tratamiento será mucho más potente y efectivo.

¿Tienes la piel grasa? Este artículo puede servirte de referencia para comenzar con una rutina adecuada para tu piel basada en las mascarillas para piel grasa, exfoliantes y productos seborreguladores

Sandra 17 de febrero de 2019 en 13:10
Un artículo muy completo, ¡tomo nota! Gracias.