• Elige tus productos
  • Págalos en la web
  • Tu pedido en 7 días laborables
  • Envío gratis a partir de 25€ de compra
  • Atención al cliente +34 961 414 235
Swipe to the left

​Mascarillas para el acné: ¿cómo combatirlo?

​Mascarillas para el acné: ¿cómo combatirlo?
30 de octubre de 2018 0 comentarios

¿Sufres de acné? Puedes encontrar en las mascarillas para el acné un gran aliado. Es común que las personas con pieles grasas tiendan a rechazar cualquier producto extra por miedo a la aparición de brillos o algún brote de acné descontrolado, pero existen mascarillas para el acné que pueden ser muy beneficiosas para regular la secreción de sebo y equilibrar los niveles de la piel. ¿Quieres conocer el secreto de estas mascarillas para el acné? ¡Sigue leyendo!


¿Qué causa el acné?

Tendemos a encasillar el acné como algo exclusivo de la adolescencia, pero también preocupa a gran cantidad de la población adulta, los cuales pueden desarrollarlo por trastornos hormonales, desórdenes alimenticios, reacciones o un estilo de vida poco saludable.

Las mascarillas para el acné pueden ayudar a reducir los brotes de acné, que se localizan en las áreas de la piel con mayor componente sebáceo. Las mascarillas para el acné actúan sobre la cara, el pecho y la región superior del tronco. Estos brotes de acné están causados principalmente por dos factores:

  • Obstrucción del canal pilosebáceo. Cuando este canal se obstruye por retención de sebo, puede terminar cerrándose y aparecer la lesión que se evidencia como un comedón cerrado o puntos blancos.
  • Alteración de la producción de sebo. Puede darse cuantitativa o cualitativamente. Como hemos visto, el principal factor que combaten las mascarillas para el acné es la alteración de la glándula sebácea, aunque existen otros factores de tipo hormonal, bacteriano o "metabólico".

La edad de mayor afectación se da entre los 14-16 años en mujeres y entre los 17-19 años en varones, aunque existen casos de acné juvenil de persistencia hasta después de los cuarenta años, circunstancia más frecuente en mujeres.


Mascarillas para el acné: La rutina perfecta:

Por todo lo anterior, la piel grasa o con tendencia acneica suele ser un quebradero de cabeza para aquellas que la tienen: brillos descontrolados, granitos o puntos negros se adueñan del rostro aportando un aspecto muchas veces no deseado.

Si quieres combatir el acné o la piel grasa, necesitarás una rutina que regule el sebo de tu piel, equilibre el pH para no resecarla en exceso y evite la aparición de brillos y brotes. Para ello, las mascarillas para el acné serán un producto perfecto. Atenta a la rutina completa:


Limpieza:

Tus poros están dilatados y sucios, los niveles de grasa de tu piel están desequilibrados y sueles tener brillos. Estos problemas se pueden solucionar utilizando un limpiador específico para tu piel como Salises crema espumosa sin jabón y Sensyses Sebum:

  • SALISES crema espumosa sin jabón contiene ácido salicílico libre y liposomado, aloe vera, avena, camomila y mimosa. Es una espuma suave y fina que aporta frescor y bienestar de las pieles grasas. Su contenido en salicílico le otorga un plus en la acción limpiadora, seborreguladora.
  • SENSYSES Sebum, además de limpiar y reparar la piel, está formulado con complejos seborreguladores, antibacterianos y purificantes que eliminan las impurezas de la piel y fortalecen la barrera hidrolipídica. No reseca la piel y es un excelente paso previo a las cremas para piel grasa.

No nos cansaremos de decirlo: una buena limpieza facial es la base de TODO. Luego podremos exfoliar nuestra piel o aplicar mascarillas para el acné, pero si tenemos la piel grasa o con tendencia acneica y no limpiamos nuestra piel correctamente no hacemos nada. Además, la limpieza de la piel previa a la aplicación de las mascarillas para el acné nos aporta muchos otros beneficios:

  • El primero, sobre todo si tienes la piel acneica, es la higiene. Debemos limpiar nuestra piel de la suciedad que se acumula a lo largo de todo el día y que es la que provoca la obstrucción de los poros.
  • Antes de aplicar las mascarillas para el acné debemos limpiar nuestra piel para su correcto funcionamiento. Como decíamos, si no eliminamos la suciedad, los poros se obstruyen y la piel no puede respirar. Esto se traduce en una menor oxigenación de la piel, menor producción de colágeno y menor purificación, por lo que el efecto de las mascarillas para el acné será en vano.
  • Con la limpieza de la piel también se potencian los resultados de cualquier rutina de aplicación de mascarillas para el acné. Si no tenemos la piel limpia, los activos no penetran del mismo modo.
  • Además, la limpieza de la piel ayuda a cerrar el poro en las pieles con tendencia acneica. Lo que se traduce en menor suciedad, menos puntos negros y menos brillos.
  • También es necesario lavarnos la piel por la mañana para eliminar los restos de crema de la noche anterior y para depurar la piel del exceso de lípidos que se han creado por la noche, sobre todo en las pieles grasas.


Exfoliación

La exfoliación es otro de los pasos imprescindibles para combatir este problema, además de las mascarillas para el acné. Con ella eliminamos las células muertas dejando paso a una piel sana, más suave y con menos imperfecciones.

Para una piel con acné, deberemos escoger un exfoliante de gránulo grande para que el nivel de abrasión sea el adecuado. En este sentido, sin duda, ABRADERMOL, será tu mejor opción.

Para exfoliar la piel correctamente debemos seguir cuatro sencillos pasos:

  • Limpiar la piel antes de exfoliar para tener el rostro libre de impurezas. Para que este proceso sea realmente efectivo te recomendamos que apliques primero un limpiador adecuado a tu tipo de piel, y después un tónico para regular el pH y cerrar el poro.
  • Humedece ligeramente antes de aplicar el exfoliante para facilitar su aplicación y que el gránulo dañe menos la piel.
  • Con la piel limpia y húmeda, aplica el producto con un ligero masaje sin ejercer mucha presión e incidiendo en las zonas más conflictivas, como frente, nariz y mentón. El masaje no debe durar más de 2 minutos.
  • Una vez hemos terminado de exfoliar nuestra piel debemos retirar el producto con abundante agua con cuidado de no dejarnos restos por ninguna parte. Mejor si el agua está fría, ayudará a que el poro se cierre.


Mascarillas para el acné:

Sin duda, cualquier rutina seborreguladora debe finalizar con las mascarillas para el acné. Gracias a su formulación, ayudan a controlar los brillos, reduce la secreción de sebo y purifican la piel desde la primera aplicación. Además, estas mascarillas para el acné aportan un aspecto saludable y luminoso, potencian la función barrera de la piel y la protegen de agentes externos.

El momento perfecto para aplicar las mascarillas para el acné es después de la exfoliación. Cuando exfoliamos nuestro rostro, abrimos microcanales en nuestra dermis que facilitan el acceso de los activos que apliquemos a continuación, por lo que llegarán a niveles más profundos y las mascarillas para el acné mejorarán su eficacia.

¿Cómo aplicar correctamente las mascarillas para el acné? Este paso no es complicado, pero hay tres pasos sencillos que se deben cumplir: limpieza, tiempo de actuación y aclarado.

  • Antes de esparcir las mascarillas para el acné sobre tu piel, ésta debe estar completamente limpia, sin restos de maquillaje ni otros productos. Para ello, lo mejor es pasar un algodón con desmaquillante o loción limpiadora sobre tu rostro y limpiarlo en profundidad.
  • Con la piel limpia, es la hora de aplicar las mascarillas para el acné de forma uniforme por todo el rostro, de modo que no quede ninguna zona de la cara sin producto (si también tienes acné en el escote o el cuello, puede aplicarla también en esas zonas). La cantidad de producto debe ser justa para cubrir toda la cara sin que queden huecos vacíos, pero tampoco es necesario que la capa sea muy gruesa, bastará una capa fina que abarque toda la superficie para que aumente la eficacia de las mascarillas para el acné.
  • Por último, el tiempo de actuación de las mascarillas para el acné debe ser de entre 15 y 20 minutos para que los activos hagan su función. Durante este tiempo debes evitar rascarte para no llevarte producto. Pasado este tiempo, aclara con abundante agua hasta que tu piel esté completamente limpia.

Ahora tu piel ya está lista para aplicar tu serum y crema seborreguladora habitual (si están formuladas con ácido salicílico, ácido glicólico o ácido mandélico, mejor que mejor, ya que controlan la producción de sebo de tu piel evitando así los brillos y exceso de impurezas)


Mascarilla Salises astringente:

Hay tres palabras que una piel grasa no debe olvidar: astringente, purificante e hidratante. Estos son los tres pilares que rigen la salud de este tipo de piel tan complicada y que velarán por mantener tu piel libre de brillos e impurezas, pero manteniéndola siempre hidratada (sí, las pieles grasas también necesitan hidratación).

Dentro de las mascarillas para el acné, la mascarilla astringente de Salises, formulada con ácido glicólico, silicio orgánico, caolín, zinc y mentol.

  • El ácido glicólico es un renovador de la piel. Gracias a su efecto exfoliante, realiza una ligera exfoliación de la epidermis facilitando la eliminación de células muertas y potenciando así que la piel se libre de las impurezas con mayor celeridad.
  • El zinc es muy beneficioso también en el tratamiento del acné: esta propiedad de las mascarillas para el acné reduce la inflamación, permite el transporte efectivo de vitamina A (clave en la producción de grasa del rostro), es regenerador, por lo que las heridas provocadas por los granitos y espinillas aparecerán con menos frecuencia.
  • También contiene caolín, una arcilla pura de origen chino. Tiene carácter humectante, por lo que hidrata la piel y evita que se reseque. No olvidemos que la hidratación e smuy importante también en las pieles grasas.
  • Otro activo es el silicio orgánico, componente habitual de la dermis y tejidos conectivos. Este activo presente en este tipo de mascarillas para el acné otorga un extra de acción antiedad al producto gracias a sus propiedades antioxidantes y antiglicación. El silicio orgánico proporciona a la piel resistencia y sostén, siendo un activo muy utilizado como antiarrugas, anticelulítico (posee propiedades lipolíticas), anticaída (mejora la vitalidad del bulbo piloso)

Las mascarillas para el acné de Salises limpian y normalizan las pieles grasas y con tendencia acneica: Limpia los poros, afina y suaviza la piel eliminando las células muertas, tiene un efecto purificante y también ayuda a combatir la firmeza y las arrugas de la piel. Por tanto, se tratan de un tipo de mascarillas para el acné con propiedades exfoliantes, astringentes, hidratantes, refrescantes, calmantes y con gran poder de limpieza.


¿Cómo usar la mascarilla astringente de Salises?

Con la piel limpia, aplicar la mascarilla con la yema de los dedos extendiéndola uniformemente sobre la cara, evitando el contorno de los ojos y las mucosas. También puede aplicarse en otras zonas del cuerpo como cuello, torso y espalda.

Transcurridos 15-20 minutos, retirar el producto con agua. Se recomienda aplicar una ampolla de Acglicolic Classic, Acglicolic Forte o Acglicolic 20 tras el lavado completo de la mascarilla.

La frecuencia de uso de estas mascarillas para el acné es de 2 veces por semana. En pieles muy grasas o con impurezas, puede incluso utilizarse como tratamiento de choque durante 1 mes aplicándola noche sí, noche no. Si se aprecia una sequedad facial excesiva, se puede reducir la frecuencia de aplicaciones de estas mascarillas para el acné.

También te puede interesar: Cómo eliminar el acné en la espalda

Además de la mascarilla astringente de Salises, hay otras mascarillas para el acné que pueden resultar beneficiosas en este tipo de pieles. Sin duda, las mascarillas para el acné son uno de esos productos que todo el mundo debe tener, ya que aportan a la piel un chute de activos muy beneficiosos que la llegan de energía actuando a nivel muy profundo.

Las mascarillas para el acné aportan a la piel un aspecto saludable, potencian la función barrera y la protegen de los agentes externos, purifican y mantienen la humedad de las capas más profundad.

Si tu acné no es muy persistente, la mascarilla revitalizante de CVIT puede ayudarte también a combatirlo. Es una mascarilla formulada con vitamina C que, además de muchos otros beneficios, previene y reduce las lesiones del acné.

Además, estas mascarillas para el acné aportan luminosidad y vitalidad a la piel, proporcionándole, de manera inmediata, un tono sonrosado y un aspecto radiante y saludable al tiempo que homogeneiza el color de la piel. Mejora la textura y elasticidad de la piel, hidratándola en profundidad y contribuyendo a minimizar arrugas y líneas de expresión.


Otros productos de Sesderma para el acné:

Además de utilizar cremas y mascarillas para el acné que ayuden a que nuestra piel tenga mejor aspecto, existen ciertas recomendaciones que nos ayudarán en el tratamiento de esta patología previniendo y mejorando los brotes de acné para que sean menos severos:

  • Establecer una higiene antiséptica correcta.
  • Desobstruir de los folículos pilosebáceos.
  • Propiciar la renovación celular mediante exfoliaciones semanales.
  • Facilitar la descongestión de las áreas inflamadas.
  • Utilizar maquillajes estéticos oil free.
  • Utilizar productos seborreguladores

También te puede interesar: Cremas para el acné efectivas

En Sesderma tenemos principalmente tres líneas seborreguladoras que puedes combinar con tu mascarilla para el acné: Salises, Acnises y Juveses.

Cada una de estas líneas (mascarillas para el acné, geles, cremas, etc) debe ir acompañada con una limpieza de la piel exhaustiva cada mañana y cada noche con SENSYSES SEBUM y una exfoliación semanal con ABRADERMOL.


JUVESES TEENS.

Cuenta con un solo producto,JUVESES Teens. Esta línea seborreguladora está indicada para tratar el acné de las pieles adultas con una textura fluida en gel. Esta línea está recomendada para pieles más maduras con tendencia acneica de carácter hormonal o que han recibido tratamiento con retinoides.


SALISES.

Es una línea a base de ácido salicílico libre y liposomado que soluciona todas las manifestaciones asociadas a las pieles con tendencia acneica. La línea se compone de los siguientes productos:

  • Crema espumosa sin jabón. Limpia en profundidad las pieles grasas. Contiene ácido salicílico libre y liposomado, aloe vera, avena, camomila y mimosa. Es una espuma suave y fina que aporta frescor y bienestar de las pieles grasas. Este tipo de cremas para el acné eliminan todo tipo de impurezas. Su contenido en salicílico le otorga un plus en la acción limpiadora, seborreguladora.
  • Gel hidratante/Crema gel hidratante. Un producto que hidrata la piel, a la vez que trata el acné. Contiene ácido salicílico, nicotinamida, complejos seborreguladores, Aloe vera y ácido hialurónico.
  • Mascarilla astringente. Limpia y normaliza las pieles grasas con tendencia acneica. Formulado con ácido glicólico, zinc y mentol.
  • Tratamiento focal. Un corrector de imperfecciones de uso focal. Formulado con ácido salicílico, nicotinamida, aloe vera, camomila y pantenol.


ACNISES.

Es una línea antiacné para pieles más jóvenes. Trata el acné juvenil, las espinillas, puntos negros o exceso de grasa. Se compone de tres productos:

  • Crema gel ACNISES YOUNG. Crema hidratante de uso diario para aplicar sobre el rostro formulada con vitamina C y pigmentos luminosos. Estas cremas para el acné proporcionan hidratación a la piel sin engrasarla. Su contenido en vitamina C ilumina el rostro evitando la aparición de brillos. Los pigmentos luminosos, iluminan y disimulan las imperfecciones.
  • Roll-on facial. Tratamiento focal para aplicar sobre las imperfecciones. Su contenido en niacinamida proporciona acción antimicrobiana sin peligro de crear resistencia. El complejo seborregulador reequilibra el exceso de sebo en la piel. Acción rápida y eficaz contra la aparición de imperfecciones.
  • ACNISES Spot. Mejora el color y la textura de las secuelas que produce el acné en la piel (marcas/cicatrices, granos y manchas rojas o marrones). Cremas para el acné no comedogénicas. Textura ligera de fácil aplicación y absorción muy rápida. Diseñado para reducir la apariencia de cicatrices y unificar el color y la textura de la piel.

A parte de los productos de aplicación facial, también la nutricosmética ayuda a tratar la patología del acné. Las cápsulas LEVAVIT Z proporcionan control sobre la seborregulación que se encuentra desequilibrada en las pieles acneicas y mejora la calidad y la textura de la piel.

Si tienes la piel grasa o con tendencia acneica, no dudes en introducir en tu rutina diaria una mascarilla del acné. Te ayudará a mejorar el aspecto de tu piel en solo unas pocas aplicaciones.